Los pilotos de Austral nucleados en UALA –Unión de Aviadores de Líneas Aéreas- en un comunicado informan que se han declarado en estado de alerta como consecuencia de la decisión unilateral e inconsulta, tomada por el grupo empresario que implica la desaparición de Austral.

La comisión directiva de UALA en un comunicado interno aseguró que esgrimiendo falaces e incomprobables argumentos de ahorro y productividad la gestión del Grupo Aéreo pretende sacrificar una matriz capitalizada y con potencial de mercado, dejando de lado los dichos que pregonaron durante años y que defendía la pluralidad de empresas nacionales de un estado presente.

Lo detallado en el comunicado señala también, que la medida adoptada, de carácter inconsulto, evidencia, la carencia de un plan de empresas para todas las unidades que componen el Grupo de Bandera y la improvisación que muestra un falaz maquillaje.

UALA, además señala que la PANDEMIA planteo un desafío inusitado en la industria, pero que contrariamente al achique y al cierre que se pretende llevar adelante por la actual gestión, otros Estados salieron al rescate y fortalecimiento de sus empresas por considerarlas imprescindibles para encarar la etapa de reconstrucción que seguramente se iniciara en el corto plazo, destacando que Austral y sus trabajadores son parte de la solución y no del problema.

Los pilotos de Austral expresan también su sorpresa y alarma que el único plan de gestión sea hacer desaparecer una empresa completamente operativa por más de 60 años, presentándolo como la solución mágica a los problemas del Grupo de Bandera e inclusive a los del sistema de transporte aéreo.

En el comunicado UALA detalla que la decisión tomada incumple acuerdos preexistentes, prácticos de buena fe,  cae en el avasallamiento de los derechos de los trabajadores y cierra el diálogo con entidades sindicales que apoyaron y apoyan al actual Gobierno Nacional

En ese marco afirman, resulta desleal e inoportuno aprovecharse del marco de restricciones que impone la emergencia sanitaria para intentar adjudicarles culpas a los trabajadores bajo un clima de incertidumbre y crisis con el objetivo de imponer un modelo de achique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *