Tras la tragedia en la mega obra del hall de partidas que se llevó la vida de José Bulacio, las obras del aeropuerto internacional de Ezeiza fueron paralizadas incluyendo la construcción del rodaje en pista 17-35 –pista secundaria-. De cerrarse la pista principal por cualquier suceso habitual, el aeropuerto queda fuera de servicio.

Poner el freno en medio de la adrenalina que genera una coyuntura política/electoral y priorizar las operaciones y la seguridad no fue lo que caracterizó al Ministro de Transporte Guillermo Dietrich, quien junto al titular del ORSNA Patricio Di Stefano, fueron más allá de los límites para ganar la tapa de los diarios queriendo inaugurar el nuevo hall de partidas del Aeropuerto Internacional de Ezeiza en plena campaña, sin medir riesgos de nada y el costo fue altísimo.

La investigación sobre el derrumbe que causo la muerte de José Bulacio sigue su curso, pero también es preciso mencionar que como consecuencia de la tragedia las demás obras del aeropuerto en la lado aire fueron suspendidas.

Ese efecto colateral, esa consecuencia negativa del apuro político para conseguir una foto en plena campaña, genero que la construcción del rodaje para la pista secundaria 17-35 quede suspendida obligando a que la misma quede fuera de servicio por mucho más tiempo del que estaba programado.

El estado de esa obra al momento de la tragedia se encontraba en plena conexión del rodaje con la cabecera de pista, tanto en el hormigonado como en los sistemas de balizas.

Cuestión que desde el 25 o 26 de setiembre a la fecha el aeropuerto quedo solo operando con la pista principal 11-29 y con el riesgo permanente de que cualquier inconveniente o suceso habitual  con alguna aeronave y de carácter mínimo como puede ser la perdida de líquido hidráulico en pista por parte de un avión, o un reventón de una cubierta, desemboque en el cierre de la pista principal 11-29 y el cierre del aeropuerto.

Mientras tanto los organismos aeronáuticos oficiales desde lo institucional, así como no comunicaron oficialmente su compromiso para investigar y conocer los motivos  de la tragedia ocurrida en setiembre, ahora,  miran para otro lado. Hasta el propio Ministro de Transporte dejo de enfocarse en lo suyo para convertirse en jefe de los fiscales oficialistas. Escucha el audio en donde Dietrich le habla a los fiscales el domingo pasado. AUDIO

Habrá que esperar el transcurso de las próximas horas, para conocer si la pista 17-35 vuelve a estar operativa desde el primero de noviembre –ver notam- sobre todo teniendo en cuenta que desde el próximo lunes 4 y hasta el jueves 7 del mes próximo, el aeropuerto Internacional de Ezeiza sumará los vuelos de JetSmart y Flybondi, debido a reparaciones programadas en la pista del Palomar.

Poner la política por delante de lo opertativo y de la seguridad fue una constante en los líderes de la diluida revolución de los aviones. En el final del mandato esto de poner el carro por delante los caballos se está viviendo en Ezeiza, pero no debemos olvidar que fue el mismo modelo de gestión con que se iniciaron las operaciones en Palomar.

Por Diego Dominelli

Comentarios

  1. El funcionario del ORSNA, Patricio Di Stefano cuenta con un plantel de 600 empleados. Tiene un ejército para controlar la nada. Incluso domina una oficina donde operan 60 personas dedicadas a controlar obras. Ahora bien: ¿dónde estaba el señor Di Stéfano cuando pasó el accidente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *