Se llama Peter Shankman y ejerce como conferencista, sin embargo ha sido su solidaridad lo que lo ha vuelto reconocido a nivel mundial. Durante los últimos cinco años ha regalado pasajes a extraños para que puedan pasar las fiestas junto a sus familiares. Dueño de miles de millas como viajero frecuente, canjea sus puntos para donar sus tickets a personas que no pueden pagarlos.

Peter Shankman ha pasado la mitad de su vida a bordo de un avión producto de su trabajo como conferencista. Durante gran parte del año, este hombre se encuentra viajando de un continente a otro por motivos laborales. Fruto de sus recurrentes vuelos cuenta con una gran cantidad de millas acumuladas como pasajero frecuente. 

Al llegar el mes de la navidad, Shankman realiza un concurso en línea donde recibe historias de extraños que solicitan un pasaje por diversos motivos. El factor común entre ellos radica en su imposibilidad de poder costear dichos tickets por cuenta propia y la necesidad de viajar a pasar las fiestas con familiares que se encuentran en otros países. Solo este año, Peter Shankman regaló más de 200 mil millas y su generosidad inspiró a miles que también donaron las millas que no usarían hasta acumular 300 mil, es decir, el equivalente a 483 mil kilómetros.

Entre las historias elegidas, se encuentra la de Sarah Latham, quien vivía un terrible dilema: su abuelo estaba en una etapa terminal de cáncer y vivía del otro lado del país, en Texas. Sarah sabía que si compraba su boleto de avión desde Nueva Tork, endeudaría toda su familia; pero si no lo hacía, perdería la oportunidad de ver por última vez a su abuelo. El esposo de Sarah Latham inscribió la historia de su pareja en el concurso y tras el voto de miles de personas, logró subirse, gratis, a un avión para despedirse de su querido familiar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *