La decisión fue tomada en la tarde del viernes por los gremios APA, APTA, UPSA, APLA, ATCPEA y UALA, luego de una reunión, en  la que se concluyó  “la política aerocomercial actual está sacrificando condiciones laborales, salarios, y seguridad operacional aérea, en pos de la codicia de un grupo de empresarios”

Gremios aeronáuticos integrantes del potente FRENTE GREMIAL, se declararon  “alerta y movilización”, a raíz de la creciente preocupación que generan “los graves perjuicios que la actual política aerocomercial está creando a los intereses nacionales”, según indicaron en un comunicado.

En dicho documento los Sindicatos afirman “El gobierno nacional promueve el ingreso masivo de empresas aerocomerciales, varias Low Cost como Fly Bondi, la cual presta un servicio deficiente y operativamente temerario, con el fin real y último de flexibilizar nuestro mercado laboral, quebrantando convenios laborales y devaluando normativas de seguridad, para potenciar la rentabilidad de quienes controlan ese negocio aerocomercial”.

Otro de los motivos que incrementa la preocupación de los seis gremios es el caso del Grupo Aerolíneas Argentinas/Austral, que levanto rutas “históricas” como la de Barcelona, y que todavía “no existen definiciones sobre la nueva flota internacional que se incorporará”. Además, se señala y se critica la falta de definiciones respecto a que tipo de aeronave será la que reemplace los Embraer 190 de Austral.

Resulta también inquietante para el Frente Gremial; que no se hayan presentado los balances correspondientes a los años 2016 y 2017, que se haya reducido los subsidios, cuando provincias y municipios se los otorgan a empresas extranjeras, señalando como muy importante, en cuanto se redujeron sus déficit operativos y aumentaron sus ganancias desde enero 2016, cosa que oculta el Ministerio de Transporte difundiendo cifras insustanciales por si solas, como la cantidad de pasajeros transportados, indicadores que no reflejan ganancias y pérdidas.

Con respecto al grupo LATAM, los gremios critican que el grupo “se empeña en aumentar sus ganancias a expensas de conquistas laborales acordadas hace muchos años en los convenios colectivos de trabajo utilizando la extorsión y amenazando a los trabajadores con seguir levantando rutas y escalas como sucedió en San Juan y Bahía Blanca”.

En el aspecto técnico preocupa y mucho la modificación de las Reglamentaciones Aeronautas Argentinas con el solo objetivo de socavarlas para incrementar el lucro empresarial sin importar que al hacerlo se degradaran los altos estándares de seguridad que históricamente tuvo Argentina.

El comunicado finaliza asegurando que “se realizarán todas las medidas sindicales necesarias para solucionar los graves perjuicios que la actual política aerocomercial está creando a los intereses nacionales, los derechos de los trabajadores aeronáuticos y la seguridad operacional aérea Argentina”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *