Resulta que la cerdita lleva ya dos años de trabajo permanente en el aeropuerto de la ciudad californiana y su función es recibir a los pasajeros que arriban a San Francisco, con el objetivo de ayudar a las personas y al personal para reducir sus niveles de estrés y ansiedad.

La amigable Lilou, cuenta con un certificado de Terapia Animal Asistida y no trabaja sola, su dueña le pone disfraces que son muy llamativos peculiares, para que la hermosa cerdita reciba todas las miradas y la atención y de los visitantes.
Muchos turistas no se pueden quedar con las ganas de tomarse fotos con ella y se ha vuelto tan famosa, que ya tiene más de 14 mil seguidores en su cuenta de Instagram.

Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *