Trabajadores de Ryanair se vieron obligados a dormir en el suelo del aeropuerto de Málaga por tormentas en Portugal que demoraron el tráfico aéreo por más de 13 horas. La grave falta fue denunciada por el sindicato USO al no cumplir con la legislación en materia de Seguridad Aérea. La low cost también fue demanda por la Asociación Europea de Pilotos (ECA) por su intención de cerras bases en Alemania y Países Bajos. Esta semana la compañía informó el cierre de la base de Ibiza afectando a otros 21 tripulantes.

USO precisó en su comunicado que “los cuatro tripulantes de Oporto, dos pilotos y cuatro tripulantes, quedaron varados en Málaga por 13 horas“. La falta fue denunciada por el sindicato considerando “la penosa situación que han tenido que soportar” los tripulantes portugueses de Ryanair “Esto no es una cuestión de comodidad, es la propia legistalación en materia de seguridad aérea y descansos entre jornadas” manifestó Ernesto Iglesias, Responsable de vuelo. 

 

Iglesias lamentó “el trato denigrante que la low cost tuvo para con sus trabajadores, permitiendóles que duerman en el suelo tras una larga jornada de trabajo y no en una de las más 88.000 plazas hoteleras que existen en Málaga. Según se menciona en el artículo 1.200 punto D del Reglamento 83/2014 de Seguridad Aérea: “la compañía debe ofrecer un alojamiento para pernoctar o descansar, incluso de día, si el parón es de más de seis horas”. Esto es lo que Ryanair entiende por seguridad aérea, salud, descanso laboral y trato digno a sus trabajadores” opinó Iglesias.

Por otra parte, la low cost irlandesa enfrenta demandas de la Asociación Europea de Pilotos desde donde exigen que se “se dejen sin efecto de forma inmediata los anunciados cierres de las bases de Eindhoven, Países Bajos; y de Bremen, Alemania; así como la reducción de flotas en la de Niederrhein, también en Alemania“.

La Asociación considera que tales decisiones “exacerbarán el reciente deterioro” de la relación entre la compañía y su personal de cabina, que en los últimos meses ha recurrido a varias huelgas para pedir mejoras en su situación laboral.

En una declaración,Dirk Polloczek, presidente de la Asociación, pidió a la low cost irlandesa que “cambie su enfoque de confrontación“, destacando queemprender acciones para forzar a los pilotos y al personal de cabina a trasladarse o perder su trabajo e ingresos no es lo que se necesita para construir confianza y una base de negociación sólida“.

El conflicto toma mayor relevancia ante la noticia -del pasado 15 de octubre- acerca del cierre de la base de Ibiza decidido por la compañía. La decisión de Ryanair de cerrar durante los meses de invierno -de noviembre a marzo- su base operativa en el Aeropuerto de Ibiza afecta a 21 tripulantes de cabina, que durante dichos meses no recibirán sueldo, ni pagos de traslados. 

El hecho ha sido denunciado por el Sindicato Independiente de Tripulantes de Cabina de Pasajeros de Líneas Aéreas (SITCPLA) desde donde manifiesta que la low cost irlandesa está incumpliendo la legislación laboral española. 

Antonio Escobar, responsable de Relaciones Externas de SITCPLA,  explicó que normalmente la aerolínea da a sus empleados en esta situación solo dos posibles salidas: “irse a otra base en la que haya más actividad, lo cual es improbable durante los meses de invierno, o quedarse sin sueldo bajo la figura impuesta de “permiso no remunerado voluntario” o regresar a Stansted, Londres, sin recibir tampoco remuneración alguna cuando la normativa de movilidad geográfica, contemplada en la ley laboral española, obligaría a la empresa a pagar desplazamiento, dietas y salarios“.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *