El piloto Anthony Caere transportó en su regazo durante todo el vuelo a la pequeña Mussa, un cría de chimpancé rescatada de los cazadores furtivos, para llevarla a la reserva para primates Lwiro, en el Parque Nacional de Virunga, ubicado en la frontera oriental de la República Democrática del Congo.

Caere decidió transportar a Mussa en su regazo en lugar de encerrarla en una jaula en la parte trasera de la avión. La sentó en su regazo y realizó todo el trayecto con la cría de chimpancé en brazos, abrazándola para que estuviera tranquila. “Un bebé necesita abrazos y compasión y no estar encerrado durante un vuelo estresante”, escribió Caere cuando fue consultado por el peculiar modo de transporte.

En el vídeo que el piloto compartió en su cuenta de Instagram, se puede ver a Caere en la cabina de la avioneta junto al pequeño primate desplazándose por la aeronave hasta que se acomoda en en los brazos del joven aviador, que incluso llega a espulgar a la cría tal como hacen habitualmente los primates.

El vuelo duró cinco horas hasta que llegaron al centro de rescate y rehabilitación de Lwiro, donde dos cuidadores acogieron a Mussa.

Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *