Según datos de EANA en diciembre volaron en todo el país 2,55 millones de personas.  1,28 millones lo hicieron en  cabotaje, cifra un 15% superior a la del mismo mes de 2017. Preocupan los insuficientes factores de ocupación tratándose de un mes de temporada alta. ARSA 75% Norwegian  58%, Flybondi 64%, Avianca 69%, Andes 74%, Latam 85%-el único bueno-

En el marco de la Revolución de los Aviones, el sector aerocomercial argentino continúa creciendo, según informo EANA en un comunicado oficial. Durante el año 2018 volaron en el país 29,1 millones de personas en vuelos internacionales y de cabotaje, un 33% más que en 2015, cuando volaron 22 millones de personas, según los datos estadísticos elaborados por el Ministerio de Transporte, a través de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) y a partir del Sistema Integrado de Aviación (SIAC).

El total anual convierte a 2018 en el mejor año de la historia en cantidad de pasajeros que volaron, siendo la cifra un 7% superior a la registrada en 2017. En el año 2018 viajaron 14,2 millones de personas en vuelos domésticos, cifra 13% superior a la de 2017  habiéndose sumado más de 3,9 millones en los últimos 3 años, y significando un incremento del 38% respecto de 2015. En el plano internacional, totalizaron casi 15 millones de pasajeros, un 2% por encima de lo registrado el año pasado y 3,2 millones más que hace 3 años, siendo la suba del 28% de punta a punta.

En tanto, durante el mes de diciembre de 2018 viajaron 1.275.000 pasajeros en vuelos comerciales de cabotaje, cifra que representa un 15% más respecto del mismo mes del año pasado, cuando volaron 1.110.000 pasajeros. En el plano internacional, en diciembre bajó un 2% el número de pasajeros respecto al mismo mes de 2017.

Sin embargo los números de diciembre muestran que se afianzo la caída en los factores de ocupación que desde el mes de julio del 2018 comenzó a manifestarse y que junto con los altos costos operativos motivaron el inicio de la crisis en el sector con la desprogramación de  ocho aeronaves y el virtual cierre de Lasa.

Se perdieron 8 aviones. Cuatro de Andes, dos de Latam Arg y dos de Lasa. Ingresaron los tres de Norwegian Arg y uno en Avianca. En promedio se perdieron 4 aeronaves desde julio a esta parte.

El año 2018 significó el despegue del mercado “low cost” en el país, gracias al comienzo de operaciones de Flybondi en el mes de enero y Norwegian Argentina a mediados de octubre. La primera, con más de 7.000 vuelos efectuados y 865.000 pasajeros transportados, cuenta ya con 18 rutas domésticas y 3 internacionales.

Sobre la precaria, ineficiente e insegura operación de FB no hubo ningún comunicado oficial, ni siquiera para dar a conocer las 853 operaciones modificadas, entre cancelaciones y reprogramaciones,  que figuran en un documento de Flybondi con sello de ANAC. Tampoco se cuantificaron la cantidad de pasajeros varados por primera vez en la primera low cost del país.http://aviacionenargentina.com.ar/flybondi-7-meses-853-vuelos-tuvieron-problemas-documento-exclusivo-video/

Además, se acondicionó el aeropuerto de El Palomar, donde ya operan dos empresas, siendo la primera terminal “low cost” de la región y por el cual pasaron en el año más de 657.000 personas, convirtiéndolo en uno de los principales aeropuertos del país, conectando destinos locales e internacionales como Asunción del Paraguay, Punta del Este y Santiago de Chile. Ésta última la comenzó a operar la compañía chilena JetSMART, además de sus conexiones desde la capital trasandina y La Serena con las ciudades de Córdoba y Mendoza.

Córdoba ha superado por primera vez en su historia la barrera de los 3 millones de pasajeros (3,4 millones en el año), siendo el crecimiento del 77% respecto del 2015, con casi 1,5 millones de pasajeros adicionales.

Mendoza, por su parte, superó los 2 millones, cifra que supera en más de 740 mil pasajeros al cierre del 2015, siendo el crecimiento del 58%. Iguazú y Neuquén superaron por primera vez la barrera del millón de pasajeros domésticos e internacionales, cuando en 2015 totalizaron 862.000 y 711.000 pasajeros, respectivamente, lo que da cuenta de un crecimiento del 26 y 43% según el caso.

Además, la Argentina es un país cada vez más conectado. Sólo en el último año hay 31 nuevas conexiones domésticas y 24 internacionales, sean rutas que no eran operadas o casos donde se ha sumado un nuevo jugador. En los últimos 3 años, son más de 90 rutas las que se han incorporado al mapa aéreo y más de la mitad de ellas no pasan por los aeropuertos del Área Metropolitana de Buenos Aires (Aeroparque, Ezeiza y El Palomar).

En este aspecto, las conexiones directas entre ciudades del interior se han incrementado un 63% en los últimos 3 años, mientras que las internacionales se han triplicado. Tucumán, Neuquén y Bariloche ahora se conectan con el exterior, cosa que no sucedía hace 3 años. Otra muestra de ello es la cantidad de aerolíneas que operan en los distintos aeropuertos: en Córdoba pasaron de 5 a 13 en 3 años, en Mendoza, pasaron de 4 a 12; Bariloche de 3 a 7 y Rosario, de 4 a 7. Esto repercute en nuevas conexiones y más turismo. Un caso que se destaca, por ejemplo, es el de los vuelos en temporada invernal desde Brasil a Bariloche, donde la totalidad de los pasajeros fueron extranjeros.

En el mes de diciembre, más de 160 mil personas han volado en servicios domésticos sin la necesidad de conectar vía Aeroparque, Ezeiza o El Palomar. De esta manera, en total en el año fueron más de 1,65 millones de personas las que han conectado en forma directa entre ciudades del interior, significando un crecimiento del 110% respecto del 2015, cuando el número apenas superó los 787 mil pasajeros.

Además, las provincias están más conectadas con el exterior en forma directa: 2,35 millones de pasajeros volaron desde y hacia ciudades del interior del país sin conectar con Buenos Aires, superando a los 2,01 millones del 2017 en un 17% y a los 976 mil del 2015 en un 140%.

Aerolíneas Argentinas cayó el mes pasado 5% en pasajeros de vuelos de cabotaje (38.000 menos que en diciembre 2017), cerrando el año un 3% por encima del 2017. Sin embargo, el crecimiento podría haber sido mayor si no ocurrían las medidas de fuerza gremiales que llevaron a la cancelación de vuelos en reiteradas ocasiones. Resulta justo marcar que tampoco se voló durante la realización del G 20 por decisión del Gobierno y que las medidas de fuerza son legales y un derecho constitucional.

En el 2018 fueron 12,9 millones de personas las que han elegido Aerolíneas Argentinas para sus viajes, prácticamente en el mismo nivel que el año anterior. Y en los últimos 3 años, más de 2,4 millones de personas se han sumado a volar con la compañía estatal.

Por su parte, LATAM Argentina transportó 233.000 pasajeros en el mes de diciembre, creciendo un 23% respecto de diciembre 2017, impulsado por los conflictos en Aerolíneas Argentinas, luego de varios meses con resultados negativos. En vuelos regionales, sin embargo, ha crecido un 9% contra el año pasado, abriendo nuevas rutas desde el interior del país con los países de la región.

Andes culminó el 2018 superando la barrera del millón de pasajeros transportados por primera vez en su historia, y marcando un crecimiento del 64% contra el 2017 en término de pasajeros domésticos e internacionales. Su demanda se multiplicó por 6 en los últimos 3 años, cuando apenas superaba los 170 mil pasajeros en total.

Precisamente Andes es el caso testigo de los efectos negativos que provoco la apertura indiscriminada y  la ausencia del Estado en las políticas aerocomerciales, dado que producto de todo eso la empresa de capitales argentinos, vio como el propio Ministro Dietrich le dio la espalda y tuvo que devolver los 4 Boeing 737/800 NG por no  poder hacer frente a los altos costos operativos generados por razones externas a la compañía.

Con lo cual omitir esta realidad y hablar de record histórico en Andes de la manera que se hace, aunque sea cierto, de mínima… cae mal.

Avían, con más de 214 mil pasajeros en el año, continúa afianzándose en el mercado argentino, uniendo Reconquista (aeropuerto que no tenía vuelos regulares desde 2001) y Rosario con las ciudades de Buenos Aires y Mar del Plata.

Este último caso es bastante relativo ya que lo inicialmente proyectado por la empresa era un plan de negocios expansivo que al menos incluía dos ATR más y otro Airbus 320. Las tres aeronaves no llegaran al país por la crisis que se vive en el sector.

Para finalizar otros indicadores que muestran la grave situación por la que atraviesa esta revolución de los aviones, es que aún hay focos de conflicto laboral dado que ninguna empresa y ningún gremio aeronáutico cerró paritarias 2018/19 por pautas salariales insuficientes y que el Ministro Dietrich lejos de sentarse con todos los actores de la industria para escuchar y encontrar soluciones, paso navidad en Punta del Este, volvió, anuncio los aumetos tarifarios, se volvió a ir, regreso… y se sentó en la mesa de un programa de televisión.

Hablo… y  no arreglo nada.

*Información EANA

*Información y opinion www.aviacionenargentina

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *