La segunda mayor aerolínea de Alemania se encuentra en situación de insolvencia desde mediados de agosto, aseguró servicios aéreos al menos hasta fines de octubre, después de que su principal accionista, Etihad Airways, le retirase el apoyo económico. El personal teme por sus salarios y puestos de trabajo si la compañía es adquirida por diferentes grupos empresariales.

“Estamos seguros de que podemos sostener el servicio aéreo en las próximas semanas”, dijo el presidente de la junta directiva, Thomas Winkelmann, en referencia al tiempo que queda hasta el 28 de octubre, cuando inician los horarios de vuelo de invierno.

A partir del 12 de octubre, después de la venta de grandes partes de la compañía, volverá a ser recomendable realizar reservas de mediano plazo, aseguró Winkelmann.

A la complicada situación financiera que afecta a Air Berlin se sumó la semana pasada la cancelación de cerca de 200 vuelos debido a un gran número de bajas médicas de pilotos. El personal teme por sus salarios y sus puestos de trabajo si la compañía es adquirida por diferentes grupos empresariales. “No nos será posible conservar todos los puestos de trabajo”, dijo recientemente en nombre de los acreedores el procurador Lucas Flöther, quien destacó de todos modos que cuatro de cada cinco personas tendrán buenas perspectivas de empleo tras la venta.

Por su parte Frank Kebekus, apoderado general de Air Berlin, anticipó que “ Los empleados tendrán que volver a postularse para trabajar una vez que se concreten las ventas de la compañía. Los sindicatos temen que eso derive en considerables pérdidas salariales. Hoy la dirección de la aerolínea le informó al personal a puertas cerradas sobre la situación con los posibles compradores. Y Alrededor de 400 empleados participaron del encuentro de trabajadores y se espera que se vuelvan a reunir el martes en la ciudad de Düsseldorf.

El rescate

Se negocia con la aerolínea alemana líder Lufthansa y con la británica de bajo costo Easyjet. Lufthansa está considerando comprar las subsidiarias Niki y la compañía de transportes aéreos Walter, que cuentan con 55 aviones en total y otros 13 aviones de media distancia

Lufthansa y Easyjet son financieramente fuertes y están bien establecidos en el mercado, dijo Winkelmann, quien aseguró que se está en el camino de lograr el mejor resultado posible. A su vez, descartó las advertencias contra la conformación de un monopolio en torno a Lufthansa así como los temores de que volar sería más caro para los pasajeros.

La ministra alemana de Economía, Brigitte Zypries, dijo que todos los interesados en la compra tienen la responsabilidad de mantener la mayor cantidad de puestos de trabajo posibles, garantizar acuerdos tarifarios y asegurar el desarrollo de la empresa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *