La aerolínea japonesa All Nippon Airways (ANA) y otras tres empresas llevaron a cabo una investigación en pleno vuelo, buscan encontrar formas para prevenir que los bebés comiencen a llorar durante la estancia en los aviones.

Muchos pasajeros sienten molestias en sus oídos cuando el avión asciende o desciende debido a los cambios repentinos en la presión de la cabina. En ocasiones los bebés no pueden dejar de llorar. Debido a esto muchas familias con niños pequeños suelen evitar viajar en avión. Según ANA, solo un 1,6 % del total de sus pasajeros son niños menores de 3 años.

 

En este experimento en pleno vuelo, ANA, NTT, Toray Industries y Combi trataron de detectar algunas señales que los bebés muestran antes de echarse a llorar mediante el análisis de su pulso y sus condiciones mentales y físicas. Para esto utilizaron un equipamiento especial desarrollado por NTT y Toray

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *