De un lado el Centro Metropolitano de Diseño, espacio elegido por el Ministerio de Transporte y la Administración Nacional de Aviación Civil para llevar adelante la audiencia pública sobre el otorgamiento de rutas. Del otro, trabajadores -y delegados- agrupados en el Frente Gremial de Aeronáuticos Unidos movilizados en rechazo de la política aerocomercial del Gobierno. Como nos han habituado en estos años de dialógo macrista, todo acontecimiento que implique algún grado de masividad no partidaria, se “contiene” entre vallas. 

Por Agustina Santoro

Estamos acá porque discernimos con la política de otorgamiento de rutas a empresas extranjeras a las que el gobierno nacional financia con subsidios. Nos quieren achicar, nos quieren vaciar. Hoy Aerolíneas Argentinas y Austral no tienen otorgado ni siquiera el pedido de rutas, la compañía lo presentó pero las autoridades no lo quisieron tratar.” Dijo -entre bombos y redoblantes de fondo-, Ana Maluf, comandante de Austral.

Y agrega, “Están matando a la aviación argentina. Todo esto ya pasó, cuando quebraron Lapa y Dinar. Quisieron abrir los cielos pero no pudieron. Y este es un contexto bastante parecido.”

Son casi las 11 de la mañana del primer viernes de octubre y en Barracas el sol remueve las camperas que más temprano fueron necesarias en los puntos de concentración desde donde partieron los colectivos. La distancia -quizá- era poca, pero el fin era llegar en bloque. Los primeros en copar la calle fueron los trabajadores de APA y UPSA, pocos minutos después llegarían las columnas de APLA y UALA. 

La movilización convocada por los Sindicatos Aeronáuticos Unidos en rechazo a la Política Aerocomercial impulsada desde el Gobierno Nacional y en defensa de su fuente laboral y de sus condiciones de trabajo estaba prevista para las 9:00hs, pero fue cerca del mediodía donde se vivió el pico de la convocatoria en la calle Algarrobo al 1401.

Las vallas -siempre resguardadas por decenas de efectivos policiales- que dividen e impiden el paso en acontecimientos masivos en reclamo -o al menos contrarios- a las políticas impulsadas por el Ejecutivo Nacional se han transformado en una constante en el Gobierno del dialogo y la marcha de ayer no fue una excepción. Efectivos de la Subsecretaria de Seguridad de CABA registran el encuentro con cámaras y permitieron el paso a quienes lo solicitan tras verificarlo en una lista de “autorizados”.

De un lado el Centro Metropolitano de Diseño, espacio elegido por el Ministerio de Transporte y la Administración Nacional de Aviación Civil para llevar adelante la audiencia pública sobre el otorgamiento de rutas. Del otro, trabajadores y delegados agrupados en el Frente Gremial de Aeronáuticos Unidos.

El modelo low cost que intentan imponer acá, es un modelo que está fracasando en Europa como lo podemos ver en las noticias sobre los paros de pilotos de Ryanair y las perdidas millonarias que enfrenta el grupo Norwegian. Donde se evidencia la precarización de los trabajadores en países con la estabilidad económica que tiene la comunidad europea, que dista mucho del caso argentino. Un boleto a $500 son alrededor de U$D 13, sería interesante que expliquen cómo puede funcionar ese negocio sin un subvención del gobierno detrás, opina Jorge Fernández de APLA, al ser consultado sobre el modelo denominado como la “Revolución de los Aviones” que impulsa el Ejectivo Nacional.

“Los cielos no se venden” y “Mauricio Macri LPQTP” acompañan por momentos a los bombos, redoblantes, y trompetas durante la jornada. La concentración péndula en intensidades y cantidades, los baches se tornan evidentes cerca del horario de almuerzo, donde varios se reencuentran alrededor de alguna mesa en el bodegón de la vuelta donde la sugerencia del día son unos canelones de verdura por $150. Cerca de las 15 hs se desconcentra lentamente.

Entrevista a Ruben Fernández Scretario General de UPSA

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *