Para la efectiva implementación del HUB Córdoba fue necesaria la creación de aéreas específicas que se ocupen de optimizar el traslado y la gestión de equipajes a lo largo de las diferentes escalas, como así también de un espacio de coordinación y logística que permita llevar un control detallado de las llegadas y partidas de los vuelos. A continuación detallamos cómo funcionan dichas estructuras y qué aportes novedosos otorgaron al sistema. 

Victoria Cisneros es una de las trabajadoras de la empresa de seguridad privada GPS, firma contratada para custodiar el equipaje entre las escalas y cambios de naves, lo que se denomina “la zona estéril” del trayecto. Cabe mencionar que dicha modalidad -que evita que los equipajes vuelvan a ser escaneados en cada arribo- fue producto de la inventiva de las autoridades del aeropuerto internacional de Córdoba.

Nosotros recibimos las valijas que conectan del sur al norte y del norte al sur todos los días en el horario de 10 a 18hs en la zona estéril, que es el lugar donde depositamos el equipaje para luego distribuirlo según el lugar a donde vayan. Tenemos Mendoza, Neuquén, Comodoro Rivadavia, Trelew y Calafate. Yo cumplo la función de conservar la esterilidad de esta zona, que nadie pueda sacar ni introducir cosas en las valijas“, explicó Cisneros al ser consultada sobre su tarea.

“Tenemos de 6 a 7 vuelos del HUB por día. Un cargamento puede perder la esterilidad porque fue olvidado en la bodega, o que por una confusión sea olvidada en la bodega o que la valija que va a conexión ingresé al área pública a la zona de reclamos, en esos casos la valija va al patio a ser escaneada nuevamente porque perdió la esterilidad”, detalló la trabajadora de GPS.

Otra de las áreas creadas de forma específica para el funcionamiento del HUB fue el espacio de coordinación y logística de vuelos. Lugar donde se organizan los arribos y partidas únicamente de los aviones que realizan dichas rutas. En el siguiente vídeo, una de las responsables de la tarea nos explicó cómo funciona el departamento.

En las horas durante las que funciona el HUB no suelen haber interrupciones con vuelos provenientes de Buenos Aires, salvo alguno que se encuentre demorado. El modus operandi del área de operaciones suele operar con 24 a 48hs de programación previa, esto significa que coordinan siempre los vuelos por adelantado, de forma de tener un mayor margen de maniobra en el caso de que alguno deba ser modificado. 

Otro de los espacios que vio modificadas sus rutinas y procedimientos con la llegada del HUB fue el área de mantenimiento técnico, que en el aeropuerto de Córdoba se encuentra coordinada por Diego Simsic: “Tuvimos que aceitar la distribución de gente. Al principio nos caían cinco aviones juntos y teníamos que coordinar todo el movimiento para no tener una demora, más que nada la mano de obra”.

“Nuestro día a día es arrancar a las 6 am con un vuelo que sale a esa hora. Esto es H24, tenemos vuelos durante todo el día hasta el mediodia y el último vuelo llega a las 23hs, que pernocta acá y se le hace una inspección diaria y es el primer vuelo que sale a Buenos Aires”, explicó.

Simsic coordina un staff de 13 mecánicos más dos inspectores, “tratamos de usufructuar los recursos siempre respetando los convenios, para que haya 3 mecánicos por lo menos atendiendo los vuelos del HUB. Tenemos dos sábanas gruesas, la primera entre las 9 de la mañana y las 13 del mediodía donde a veces tenemos entre 4 y 5 aviones en plataforma de Austral. Lo mismo sucede en la segunda, que va entre las 15:30 y las 19:30, donde se repite prácticamente lo mismo, dependiendo de la programación mensual, en temporada es más intenso”, detalló el encargado del área técnica.

Para los vuelos que vienen del HUB, se implementó una “inspección reducida” en cada escala, que son aquellas que se realizan en las naves que permanecen parados en plataforma por menos de 3hs. “Llega el avión y hacemos la inspección reducida y consultamos a la tripulación para ver si ellos notaron algo durante el vuelo. De ser así, se traslada al libro. Luego solicitamos a operaciones el combustible, quienes lo programan según sus alternativas, gestionamos a YPF, lo cargamos y el avión ya está listo para salir a volar”, relató Simsic.

Con el HUB y la implementación del sistema AMOS hubo revisiones de los libros técnicos, debido a que antes no tenían tantas opciones de comentarios para un mismo trayecto de vuelo. 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *