El Secretario General de APLA, Pablo Biró, pidió “un rol más protagónico” del movimiento obrero al tiempo que realizó una dura autocrítica por permitir desde la dirigencia que se lleve a cabo una profunda fragmentación de la sociedad. Las declaraciones fueron parte de su exposición durante las jornadas sobre el futuro del trabajo que organizó la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas (ALAL) en Buenos Aires.
“La fragmentación es un fenómeno que vino a quedarse y se profundiza cada vez más. Como dirigentes hemos fracasado en capitalizar la movilidad social ascendente” indicó Biró y agregó: “Es un error de conducción si permitimos que nos sigan fragmentando. El trabajador está perdiendo confianza en las cúpulas sindicales y tiene una clara aversión por participar en movimientos solidarios”.
En este sentido, el referente aeronáutico advirtió: “Hay que tomar acciones y dejar los egos de lado. Trabajar para que el movimiento obrero se recomponga y se llegue a la unidad”.
El actual modelo polìtco-económico fue uno de los ejes del debate y motivo de preocupación sindical. “Se plantea como un fracaso por parte de las asociaciones que un gran porcentaje de trabajadores hayan votado a este gobierno que está mostrando una forma de actuar antisindical” resumió Juan Pablo Mazzieri de la comisión directiva de APLA.
Otro de los temas destacados en las jornadas de disertación es el avance de la tecnología en la industria y la preocupación que se genera por los puestos de trabajo que podrían destruirse. Luis Ramírez, abogado de la asociación de pilotos y anfitrión del encuentro, destacó que se puso en la mesa un conflicto que “hace más de 20 años se discute en el mundo y en la región aún no se trató con profundidad”. Ramírez reconoció que “es inútil frenar la revolución tecnológica pero hay que ver como la enfrentamos. La formación, capacitación y educación pasa a ser fundamental para que los individuos no queden marginados”.
En relación a esto, Edgardo Ferreyra, Secretario de Prensa de APLA lamentó: “es un flagelo la robotización y automatización del nivel de producción. Antes en una cabina había 6 o 7 personas para conducirun avión hacia Europa y ahora somos 3 o 4. Pareciera una utopía, pero el estado tiene que reformular el sistema”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *