La crisis económica en el país y las tarifas por debajo de los costos operativos. La realidad compleja de Avianca Brasil en convocatoria de acreedores, empresa madre de la filial Argentina, motivaron la decisión tomada por el gerenciamiento de Avían Líneas Aéreas.

Cuando se esperaba con gran expectativa el comienzo de los vuelos regulares a San Pablo con el flamante Airbus 320 de Avianca Argentina, a solo 10 días de iniciarse las operaciones, la denominada revolución de los aviones sufre un nuevo y previsible retroceso, que por otra parte no sorprende.

El 24 de enero de 2019, quedara como otra jornada en la cual los síntomas y consecuencias de una política tarifaria errada, se manifiestan en su máxima expresión. Menos aviones, menos servicios de calidad y menos trabajadores en el mercado laboral calificado.

Si bien la realidad que se vive en Brasil es un componente importante y contribuyo a que se decidiera suspender la operación con el Airbus 320, la realidad económica nacional con el alto índice del riesgo país incidió para que se cayeran las garantías que exigen los dueños del avión.

En un comunicado interno Avianca Argentina comunica a sus empleados que devuelve a sus dueños originales, la aeronave, al tiempo que valora el esfuerzo de toda la organización y su personal en pos de retomar en un futuro los planes de crecimiento.

No obstante el impacto negativo de esta noticia trae a la memoria todo lo que comenzó a vivirse en la industria desde que el Gobierno Nacional desregulo las tarifas mínimas permitiendo y promoviendo políticas tarifarias de dumpping que desde setiembre del 2018 a la fecha promovieron el desfinanciamiento de las empresas argentinas no low cost.

Una pena. Se va una aeronave de gran calidad, que lleno de esperanza y de emoción a todos quienes forman parte de Avianca Argentina, cuando arribo a aeroparque y en su vuelo inaugural a Mar del Plata. Aviación en Argentina fue testigo presencial de esos momentos vividos.

Tal vez lo más grave sea que desde el Ministerio de Transporte no se reflexione, no se modifique lo que está mal, con lo cual los hechos que dieron nacimiento a la frase la devolución de los aviones, seguirán sucediendo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *