Los sindicatos de la aerolínea francesa firmaron el viernes pasado un contrato que contempla un aumento del 4% ciento, tras meses de huelga iniciados en el mes de febrero en reclamo de mejoras salariales ante la pérdida del poder adquisitivo en la Nación.

La mayoría de los sindicatos de la aerolínea Air France acordaron el pasado viernes a un aumento salarial del 4% luego de varios meses de protestas -iniciados en febrero de este año- para exigir salarios dignos. El conflicto surgió con la demanda sindical de un incremento global en las remuneraciones del 5,1 % para compensar la pérdida de nivel adquisitivo que decían haber sufrido el personal en el periodo 2012-2017.

Aunque les faltó un 1.1% para alcanzar el valor exigido, la mayoría de los sindicatos aceptaron el 4% ofrecido por la compañía francesa. El compromiso asumido por la aerolínea contempla un aumento general de los salarios del 2 % con efecto retroactivo desde el 1 de enero de este año, al que se añadirá otro 2 % el 1 de enero de 2019, según informó Air France en un comunicado.

Las centrales firmantes son la Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), la Confederación General de Directivos (CFE-CGC/UNAC), el Sindicato Nacional de Personal Navegante Comercial-Fuerza Obrera (SNPNC FO), el Sindicato de Pilotos de Air France (SPAF) y la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA), que en conjunto recibieron el 76,4 % de los votos en las últimas elecciones sindicales. Mientras que las organizaciones Sindicato Nacional de Pilotos de Línea (SNPL) y la Confederación General de Trabajadores (CGT) rechazaron el pacto.

A partir de este precedente -añadió la empresa-, habrá una nueva negociación en octubre del año próximo, que tomará como base la situación económica global, la del grupo franco-holandés Air France-KLM y el resultado económico de la compañía.

El director general de Air France-KLM, Benjamin Smith, agradeció a los sindicatos “la calidad de las discusiones de estas últimas semanas y la confianza que ha prevalecido. Esta forma de trabajar juntos debe permitirnos dar perspectiva a Air France y al grupo Air France-KLM para los próximos años y construir así el futuro de nuestras compañías“.

El compromiso debe poner fin a un capítulo de huelgas que le costó a la aerolínea al menos 335 millones de euros y que condujo a la dimisión al consejero ejecutivo, Jean-Marc Janaillac, después de convocar un referéndum del personal que no respaldó su propuesta.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *