La empresa transportó 9,8 millones de personas dentro del país, superando la marca anterior de 9,5 millones alcanzada en 2017. Con 87% de promedio anual, la línea aérea también superó sus propios registros de puntualidad.

Con un comunicado oficial la empresa de bandera informo que en el año que acaba de terminar, Aerolíneas Argentinas transportó 13 millones de pasajeros en toda su red, una cifra similar a la alcanzada en 2017. Pero ese registro incluye un nuevo record en pasajeros de cabotaje, que fueron 9,8 millones. Se destacó también la performance en vuelos desde y hacia Latinoamérica con 2,4 millones de pasajeros transportados. El resto de los tickets vendidos fueron a Roma, Madrid, Miami y Nueva York.

El año había comenzado con un record mensual. En enero, la empresa transportó 1.241.000 personas, superando en un 6% la marca mensual anterior, la de enero de 2017. El 2018 también fue el año de los nuevos voladores: de los pasajeros que transportó la empresa, 215.000 se subían por primera vez a un avión. De igual forma, gracias a los descuentos de hasta un 30% para jubilados fueron más de 200.000 los abuelos que viajaron por el país con Aerolíneas Argentinas.

La puntualidad fue el otro gran hito del 2018 para Aerolíneas: alcanzó en el año el 87% promedio. Esa cifra es un récord histórico para la empresa. A este respecto, a lo largo del año, Aerolíneas Argentinas encabezó en varias oportunidades los rankings de Flightstats (una de las organizaciones de estadísticas aéreas más reconocidas del mundo) como la aerolínea más puntual de la región y una de las tres primeras a nivel mundial. Incluso, en agosto la empresa batió su record histórico con un 91% de puntualidad promedio.

Esos valores, sumados también a la seguridad operativa, le permitieron a la compañía obtener en 2018 el galardón en 3 categorías de los “Travelers´ Choice Awards” del sitio web TripAdvisor, especializado en información sobre viajes con alcance mundial: Mejor Línea Aérea de América Latina, Mejor Clase Business de América Latina y Mejor Clase Económica de América Latina.

En 2018, Aerolíneas recibió también la distinción de APEX, otro importante premio basado en la calificación de los usuarios. Obtuvo 4 estrellas en la categoría “Aerolíneas Globales”, siendo así una de las 23 compañías aéreas que obtuvieron esta calificación, sobre un total de 500 empresas analizadas. En ese mismo sentido, en agosto la empresa obtuvo un 47% en las mediciones propias del índice de satisfacción (denominado NPS) siendo un 50% el número máximo. Ese también fue un registro histórico.

A la hora de las inversiones realizadas en 2018, se destacan los 30 millones de dólares destinados a modernizar los sistemas informáticos, avanzando en la digitalización de la compañía, lo que representa mejoras en la seguridad operativa, la eficiencia y el servicio a los pasajeros.

El plan de inversiones incluyó también la apertura de un nuevo contact-center para el servicio de atención al cliente, con tecnología de última generación y el foco puesto en la digitalización y la calidad en la atención para la venta de pasajes, reservas y servicios de información al cliente.

Durante 2018, Aerolíneas Argentinas completó además la primera etapa de renovación de su flota con el ingreso de 4 Boeing 737- MAX sobre un total de 5 (el primero ingresó en diciembre de 2017). Se trata de uno de los aviones de corto/mediano alcance más eficientes y modernos del mundo, convirtiendo a la compañía en el primer operador de este tipo de aeronaves de Latinoamérica. Por otro lado, la empresa recibió en octubre 20 ofertas para renovar la flota Embraer de Austral. Las mismas ya fueron calificadas por los pilotos de la empresa, y están siendo analizadas por los mecánicos y el área financiera.

Otro importante suceso en 2018 fue la presentación de los balances luego de 21 años sin hacerlo en tiempo y forma. En lo que hace a los resultados del ejercicio 2017, los últimos publicados, mostró ingresos por $ 39.028 millones, lo que representa un alza del 97% respecto a 2015. Mientras que en 2017 la empresa registró una pérdida de $ 6.312 millones, un 32% menos que los $ 9.278 millones del 2015.

Por otro lado, la empresa siguió avanzando en su plan de hacer más accesibles sus aviones para personas con discapacidad. Así, se invirtió en la compra de 44 sillas de ruedas especiales para el traslado de personas que tienen dificultad para sostener el torso o la cabeza. Este tipo de sillas, denominadas palanquín, posee dimensiones especiales que permiten una mejor maniobrabilidad y el acceso por pasillos angostos, posibilitando así el traslado de pasajeros hasta su asiento de forma más cómoda. En la misma línea se modificaron las políticas en torno al acceso de los menores no acompañados posibilitando un acceso inclusivo. Eso permitió durante el año, por ejemplo, que menores con Síndrome de Down pudieran realizar su sueño de volar solos en aviones de la empresa. También, se modificaron normativas que permiten ahora a los pasajeros con necesidad de oxigeno extra, utilizar sus propios equipos en lugar de los provistos por la compañía, agilizando así los controles médicos previstos para este tipo de casos. Es parte del plan de Sustentabilidad que la empresa presentó por primera vez, y que fuera aprobado por el Directorio en octubre pasado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *