La tragedia aérea ocurrió en el aeropuerto Los Rodeos el 27 de marzo de 1977. Dejo 583 muertos. Eduardo Kragelund fue el único argentino en lugar del desastre. Alejando Covello piloto e investigador revela que se aprendió de la mayor tragedia para mejorar la seguridad.

¡Esos humitos! ¡Monumentos a la muerte! Las frases de Eudardo Kragelund, periodista Argentino que llego al lugar de la tragedia, el aeropuerto de Los Rodeos ubicado en Tenerife, a solo 17 horas del impacto entre los dos Boeing 747. El de KLM y el de PANAM.

El aeropuerto de Gran Canaria fue cerrado durante el mediodía del 27 de marzo de 1977 por amenazas de bomba con lo cual ambos vuelos y otros más fueron desviados al Aeropuerto de Los Rodeos en la vecina isla de Tenerife.
Tras más de tres horas de demora en Los Rodeos comienzan las maniobras de rodaje del KLM para luego despegar y dirigirse a destino en medio de una densa niebla. Seguidamente el 747 de PANAM inicia un rodaje no tradicional por la misma pista que debía despegar el KLM.

El impacto entre ambas aeronaves se produce pasadas las 17 hs del 27 de marzo. A las 10hs del dia siguiente, Eduardo Klagelund llega al lugar de los hechos y compartimos su relato 40 años después. EL VIDEO

La cadena de sucesos, errores, inconvenientes e imprevistos que desembocaron en la tragedia, tras años de investigaciones de distinta índole dejaron una enseñanza fundacional. Se debe invertir de la misma manera que en lo técnico, en la formación, capacitación y utilización positiva de los FACTORES HUMANOS.

Quien explica con detalle y claridad de que se trata este punto es Alejando Covello, piloto de Aerolíneas Argentinas e investigador de accidentes de aviación y especialista en factores humanos e integrante de la JIAAC.
Que enseñanzas dejo esta tragedia. Cual fue le paradigma de seguridad operacional que muere y cual nace tras los sucedido el 27 de marzo de 1977. EL VIDEO (las imágenes de cabina corresponden al último despegue de vuelo regular realizado por un 747/400 de Aerolíneas Argentinas desde Ezeiza)

Cuatro décadas después los avances en seguridad operacional han sido y son significativos, pero como en todo hay un costado que puede ser negativo. La baja tasa de accidentes producto de los avances realizados en lo técnico y en factores humanos, puede generar la creencia o la sensación de que la aviación en fácil, de que a la hora de volar vuela cualquiera y no es así. O que se pueden reducir costos en mantenimiento y entrenamiento porque hay margen… cuando no es así. La historia lo demuestra, la tragedia de Los rodeos lo demuestra. Siembre hay algo por descubrir para hacer una aviación más segura.

En un año muy especial para el Boeing 747 Jumbo, por cumplirse 40 años de la tragedia más grande en la historia y de la que le toco ser parte. Porque solo esta operativo el 747-8 que es la versión más moderna y que posiblemente deje de fabricarse para transportar pasajeros. Porque empresas como Delta y United han dejado de volar con sus 747-400, y para mostrar desde que lugar un piloto de Jumbo vio y ve el mundo, decidí incluir las imágenes en cabina del Jumbo 747/400 del Cóndor en su último despegue desde Ezeiza hacia Madrid. Diego Dominelli, Director

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *