Ocurrió un evento aeronáutico que puede sellar el destino de la aviación de largo recorrido del futuro: por primera vez, un avión Airbus 321neoLR cruzó el Atlántico  y unió el aeropuerto parisimo de Le Bourget hasta el JFK de Nueva York.

El avión, que hacía pocas semanas, el 31 de enero, había volado por primera vez desde Hamburgo, completaba otro hito: cruzar el Atlántico. Es el avión más barato de operar, porque tiene pocos tripulantes, es de un pasillo y consume mucho menos. Es el Boeing 757 pero en actual. El vuelo tardó 8 horas y 44 minutos.

La tripulación del avión volvió a ser la misma del vuelo inaugural, y como pasajeros iban decenas de equipos para medir el rendimiento y para controlar cómo operaba. Es la primera vez que un avión de un pasillo de Airbus hace este trayecto.

El Airbus 321neoLR ya ha vendido 1900 unidades a 50 compañías aéreas. Es el avión con más éxito de cuantos ha fabricado Airbus, y pone contra las cuerdas a Boeing. Boeing a día de hoy no tiene nada para competir con este modelo de avión, que es un desarrollo máximo de la gama 320. Incluso recientemente la compañía anunció que podría llegar a los 270 pasajeros con una versión aún más alargada del modelo.

El problema para Boeing es que desarrollar un avión desde cero, como debería hacer con el Boeing 797 del que se habla mucho, implica un gran gasto para entrar en el mercado entre 2024 y 2025, cuando el competidor de Airbus ya habrá dominado completamente los cielos. Pero, si no se adopta una decisión, este segmento, que parece ser el que tiene más futuro, queda completamente en manos europeas, si es que no lo está ya.

Todas las compañías aéreas que han podido han comprado aviones de este modelo. En Europa, es la gran apuesta de Norwegian, que espera romper el mercado del Atlántico Norte con este modelo –pese a que hasta el momento sólo ha volado con Boeing

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *